dolor de panza dos

Gastritis, inflamación por excesos

Uno de los principales factores asociados es la dieta inadecuada en calidad y cantidad y hábitos nocivos como el tabaco y el alcohol. Por GANAR SALUD

La gastritis es la inflamación aguda o crónica de la mucosa que recubre al estómago denominada mucosa gástrica. Dicha inflamación puede tener múltiples causas y localizarse en diferentes regiones del estómago: en el antro, el cuerpo gástrico o en ambas partes.

¿Qué la provoca?

La gastritis tiene múltiples causas. En un solo paciente pueden intervenir factores tanto externos como internos, entre las causas más comunes se encuentra la infección por un microorganismo denominado Helicobacter pylori.

Factores externos: 

  • El uso frecuente de medicamentos, principalmente de tipo
  • El consumo excesivo de grasa, sal, condimentos como el glutamato monosódico, exceso en el consumo de irritantes como vinagres,  alcohol y tabaco.
  • Algunos tratamientos médicos como la radioterapia.

Factores internos:

  • El exceso en la secreción de ácido gástrico y pepsina.
  • Problemas en vesícula biliar que ocasionen el paso de bilis del intestino al estómago.
  • Enfermedades inmunológicas y hereditarias.

¿Es gastritis?

Muchas de las formas de  gastritis pueden ser totalmente asintomáticas y, en caso de existir síntomas, suelen presentarse como la sensación de  ardor, dolor o molestias después de comer en la parte alta del estómago, que incluso pueden semejarse a dolores de origen cardiaco, la sensación de plenitud o de llenarse muy rápido después de comer, tener la sensación de nausea, distensión abdominal o inflamación.

Los síntomas de la gastritis varían en cada persona, y algunos no presentan síntomas. Pero los más comunes son:

  • Sensación de ardor de estómago.

  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Indigestión.
  • Hipo frecuente.
  • Pérdida de apetito.
  • Sensación de distensión del abdomen.
  • Heces fecales de color negro, que pueden asociarse a sangrados del estómago.

Dieta que empeora gastritis

Hasta el momento no se ha demostrado que un alimento por sí mismo ocasione gastritis, pero se ha reportado que patrones de dieta afectan:

  • Alimentos muy condimentados y con mucha grasa.
  • Alimentos muy ácidos y condimentados con picantes a base de vinagre como salsa tipo valentina, tabasco.
  • El exceso en el consumo de alimentos salados que contienen glutamato monosódico como la salsa inglesa, salsa Maggie, salsa de soya.
  • Exceso en el consumo de embutidos que pueden contener nitratos o ciertos conservadores.
  • El exceso en el consumo de alcohol y tabaco.
  • Consumos altos en grasa como la crema ácida, paté, mantequilla, tocino, quesos amarillos, productos de repostería, postres, comidas rápidas tipo fast food, etc.
  • Brincarse comidas y ayunos prolongados
  • Realizar comilonas frecuentemente, comidas muy abundantes.
  • Bajo consumo de fibra, verduras, frutas y cereales.
  • Algunas bebidas como el té negro, refrescos y bebidas energizantes poseen alta concentración de azúcares, conservadores, teobromina o cafeína. Estos ingredientes pueden incrementar la secreción de ácido por el estómago empeorando las manifestaciones de la gastritis.

Renueva tu estilo de vida

  • Realiza entre 3 comidas y 2 colaciones durante el día para evitar los ayunos prolongados.
  • Es importante respetar los horarios de comida y tratar de comer siempre a la misma hora.
  • Para el paciente con gastritis que presente reflujo, en algunas ocasiones, separar los líquidos de los sólidos –30 minutos antes o después– disminuye la presencia de reflujo.
  • Comer despacio y masticar adecuadamente los alimentos.
  • Medir las porciones de alimentos y evitar los alimentos muy salados, ahumados o embutidos.

¿Qué debes y no debes comer?

Ante la presencia de gastritis no es necesaria la restricción de lácteos, pero si se deberán de consumir aquellos que sean descremados o con poca grasa y que no tengan un alto contenido de azúcares añadidos.

En periodos agudos de gastritis, puede ser necesario que todas las verduras y frutas que se consuman estén cocidas y que el consumo de fibra total sea menor a lo usual. Inclusive retirar productos lácteos como los quesos madurados y leche entera por su contenido de grasa.

Restringe los alimentos ricos en grasa como las vísceras, sesos, barbacoa, carnitas, crema o crema chantillí, ya que la grasa hace que la digestión sea más lenta, estimulando la secreción de ácidos gástricos y provocando dolor.

Círculo vicioso

La inflamación de la mucosa puede presentarse de manera aguda, por ejemplo, después de un tratamiento médico como medicamentos como naproxeno, ibuprofeno o ketorolaco. O posterior a tratamientos con quimioterapia o radioterapia en algunos tipos de cáncer, o  ser de tipo crónico y asociarse a otras enfermedades como la infección por H. pylori.

Tomar medicamentos de manera inapropiada o regresar a los hábitos de alimentación poco saludables que provocaron la enfermedad, entonces es muy probable que tengan la sensación de que es un problema permanente, y generando un círculo vicioso que no permite reparar la mucosa gástrica.

Por causa de H. pylori

En el caso de detección de gastritis por infección con la bacteria H. pylori, puede ser necesario el uso de antibióticos para poder erradicar este microorganismo. Sin embargo, un efecto adverso reportado frecuentemente es la presencia de diarrea  o náusea ocasionada por el mismo antibiótico, ya que no diferencia entre bacterias benéficas y patógenas.

En este caso, se suele recomendar que en conjunto con el antibiótico se incluya un medicamento o alimentos que contengan probióticos (lactobacilos, bifidobacterias o levaduras) que son considerados  microorganismos benéficos para la microbiota intestinal normal.

Estos se pueden encontrar como cápsulas en la farmacia o en algunos alimentos lácteos fermentados como el yogurt que se encuentra adicionado con bacterias probióticas o sustancias gastroprotectoras y que ayudan no solo al control de diarrea asociada al uso de antibióticos, sino que también pueden disminuir el riesgo de reinfección con la bacteria H. pylori una vez que esta ya se encuentra erradicada.

Complicaciones de la gastritis

La gastritis mal tratada generalmente desarrolla una úlcera péptica o duodenal, que es una complicación de la misma.

También existe el riesgo de desarrollar lesiones más graves y de incrementar el riesgo de desarrollar cáncer de estómago o complicaciones como la anemia a causa de las hemorragias gástricas, hematemesis o melena e inclusive perforaciones gástricas.

Gastritis y cáncer

Existe una relación de cáncer de estómago cuando la gastritis está asociada a ciertas cepas de la bacteria  H. Pylori. De acuerdo con la OMS, 60% de los casos de cáncer gástrico, el microorganismo H. pylori puede estar involucrado como un factor condicionante, lo que llevó a la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer a clasificar a este microorganismo como un carcinógeno tipo I.

Exploración física y pruebas

La gastritis se diagnostica por la exploración física y las manifestaciones clínicas (síntomas y signos) de cada paciente. O mediante la “prueba terapéutica”, que consiste en dar el medicamento adecuado y al desaparecer síntomas confirmar el diagnóstico que se sospechaba.

Un diagnóstico más preciso puede hacerse mediante un estudio de endoscopia, en donde el médico puede observar dentro del estómago la presencia de cambios en la coloración y en la estructura de la capa mucosa que recubre al estómago (edema, eritema, mucosa hemorrágica, punteados hemorrágicos, exudados, erosiones).

Algunos exámenes de laboratorio son importantes, sobre todo si se sospecha que la causa de gastritis es la presencia de la bacteria Helicobacter pylori o a través de métodos invasivos como la endoscopía con toma de biopsias para el estudio histológico (de las células al microscopio) y realizar pruebas de aliento específicas para ello.

Ante la sospecha de gastritis o su confirmación médica, se suelen indicar medicamentos con la finalidad de aliviar los síntomas del paciente como los antiácidos orales, citoprotectores de la mucosa gástrica (sucralfato, bismuto, misoprostol), antagonistas de receptores H2, inhibidores de la bomba de protones, a los que se puede añadir  medicamentos que mejoren la motilidad gastrointestinal.

Si padeces gastritis, lo más probable es que también:

  • Reflujo gastroesofágico acentuado por el mal estilo de vida.
  • Síndrome de intestino irritable también conocido como colitis.

La gastritis tiene solución

Lo importante es saber que puede controlarse y curarse si se siguen de manera adecuada el tratamiento farmacológico y los cambios en el estilo de vida que recomiende el nutriólogo.   Así, los síntomas como dolor, ardor y distención sean mínimos, y esto permitirá a la persona tener una mejor calidad de vida.

Elisa Gómez Reyes. Nutrióloga certificada. Miembro del comité científico del International Life Science Institute. Miembro al Consejo Directivo del Colegio Mexicano de Nutriólogos.

Puede interesarte

Cigarro electrónico: puerta abierta para otras adicciones Los adolescentes usuarios exclusivos de cigarros electrónicos pueden escalar a otras formas de consumo.
Mangos: entre más dulces o verdes mejor Solos o combinados, en platillos dulces, aguas o helados, con chilito o limón y sal. Nos gustan más verdes, cuando son más ácidos y también muy maduros, jugosos y dulces, mucho más amarillos. ¿Cómo los prefieres?
Medicamentos vs. náusea y vómito por quimios  Los pacientes cuentan con opciones para tener control de estos efectos secundarios que les permitan hacer más llevadero su tratamiento y tener mejor calidad de vida.
Abscesos, mal olor y dolor Imagina que todos los días debes soportar el mal olor generado por un absceso que todo el día está drenando pus.  No solo uno, sino varios en distintas zonas. A esto y muchas cosas más se enfrentan las personas con la enfermedad. 
Síndrome Coronario Agudo En México ocurren alrededor de 80 mil decesos al año por infarto al miocardio y más del 50% de las personas afectadas fallecen antes de llegar a un hospital
Día mundial de la Hipertensión Día Mundial de la Hipertensión: 17 de mayo. Solamente 1 de cada 5 personas con hipertensión en América Latina y el Caribe consigue mantener su presión arterial por debajo de 140/90.
Demencia de los cuerpos de Lewy Las personas con demencia de los cuerpos de Lewy pueden dramatizar durante el sueño o tener alucinaciones visuales que los llevan a presentar comportamientos raros.
Fibromas uterinos Los síntomas más comunes de los fibromas uterinos son los sangrados y los cólicos.

Notas Relacionadas