niña jugando

¿Descubrir un mundo nuevo?

El periodo más importante de desarrollo en los niños se da en los primeros seis años de vida. Por GANAR SALUD

 

El periodo más importante de desarrollo en los niños se da en los primeros seis años de vida. De esta etapa dependerá la mayor parte del desarrollo de sus aptitudes y actitudes. Una herramienta que ayuda a potencializar dichos aspectos es la estimulación temprana, acompañada de ejercicios correctos, de acuerdo con el desarrollo del niño, más que de la edad del niño, pues desde el primer día de nacido, cada pequeño adquiere diversas destrezas y habilidades que marcarán grandes diferencias en su desarrollo.

Estimulación temprana

La estimulación temprana busca estimular al niño de forma oportuna; no pretende hacerlo antes de tiempo, es decir, su objetivo no es desarrollar niños precoces, ni adelantarlos en su desarrollo natural, sino ofrecerles una amplia gama de experiencias que sirvan como base para futuros aprendizajes.

En este sentido, tiene como finalidad desarrollar sus habilidades en las áreas motriz, sensorial, lenguaje, cognoscitivo y socio-afectivo, con el objeto de crearles autonomía y adaptación al medio que los rodea.

La estimulación se lleva a cabo a través de diferentes actividades y ejercicios que favorecen, por una parte, el control emocional, y proporcionan al niño sensación de seguridad y goce; y por la otra, amplían la habilidad mental, que le facilita el aprendizaje, ya que desarrolla destrezas para estimularse a sí mismo a través del juego libre y del ejercicio de la curiosidad, la exploración y la imaginación.

Tu bebé

Cuando a un bebé se le proporcionan medios más ricos y vastos para desarrollarse, florece en él un interés y una capacidad para aprender de manera sorprendente. Para lograrlo es importante hacer una evaluación del pequeño, de acuerdo con su edad, para identificar las áreas que necesita reforzar y establecer objetivos, dinámica y actividades a realizar para lograr desarrollar determinada habilidad.

Frecuencia y objetivos

Se recomienda que se asista a las sesiones de estimulación una o dos veces a la semana, si el niño es prematuro o tiene alguna problemática en especial ser recomiendan máximo tres.

Más de tres no se recomienda, pues se lograría el efecto contrario, la sobre-estimulación; ya que se necesita de un periodo de descanso para procesar la información, y no basta sólo con bombardear al cerebro con estímulos.

  • La estimulación debe ser a largo plazo, es decir, un trabajo que debe ser continuo, no sólo por dos meses o tres, lo ideal es que sea por años para que se reflejen los resultados en la edad escolar.
  • La estimulación empieza desde recién nacidos y no debería parar, pues nunca se acaban de desarrollar habilidades. Una sesión consta de un saludo, una actividad de preparación, una actividad central y una despedida.
  • La estimulación empieza desde recién nacidos.

Los objetivos son diferentes para cada etapa o edad del niño, por ejemplo el desarrollo motriz durante el primer año de vida es muy rápido: de dos a cuatro meses, se trabaja la coordinación ojo-mano y rodado; de cuatro a seis meses, el sentado; de seis a nueve meses, el gateo; de nueve a 12, la marcha (caminar); de 12 a 18 afinar la marcha, el salto y correr.

Estimular al bebé implica:

  • Promover que las condiciones fisiológicas, educativas, sociales y recreativas sean adecuadas.
  • Orientar el espíritu de curiosidad y observación del niño.
  • Favorecer la adaptación al ambiente.
  • Desarrollar el control postural, practicando con ejercicios de psicomotricidad gruesa y fina.
  • Practicar actividades lúdicas y de socialización.
  • Un niño más adaptado al entorno, con seguridad, autoestima y auto-concepto sano.
  • Precisión en los movimientos, lenguaje y manejo de sus emociones.
  • Un acercamiento directo, simple y satisfactorio entre padres e hijos. Los padres pueden gozar, comprender y conocer más a sus pequeños. Aprenden a hablarles, jugar con ellos, y de esta manera también se relajan, ya que jugar es una herramienta natural del ser humano, no es exclusivo del niño.

Un padre relajado transmite bienestar. Por el contrario, si está estresado o enojado, en automático el niño lo estará.

Principales áreas de desarrollo

  • Motriz

Es todo lo que es un movimiento coordinado con una intención y significado, es decir, se trata de movimientos precisos para tomar las cosas y guardarlas; significa fortalecer cuello, espalda, y abdomen para que el pequeño se siente, camine y gatee.

  • Sensorial

 Se refiere al desarrollo de los cinco sentidos; parece algo sencillo, sin embargo, cada sentido tiene características especiales. Por ejemplo la vista se divide en cinco características, entonces hay que desarrollar cada una, no sólo se trata de ver por ver. Seguir un objeto es identificar, formar y resguardar la imagen, es diferenciar perspectivas, etcétera.

  • Cognitiva

Significa conocer el medio, es decir, ayudar al niño a relacionarse con los elementos de su medio, a través del análisis, síntesis y abstracción. El objetivo es lograr que el pequeño desarrolle las capacidades únicas del pensamiento humano a través del conocimiento del entorno.

  • Lenguaje

Manejo adecuado y coherencia entre el lenguaje verbal y no verbal. Siempre se piensa en el lenguaje hablado y muchas veces se olvida que la parte corporal el cual también proporciona mensajes, por lo tanto, puede haber incongruencias, se dice una cosa y con el cuerpo se manda otro mensaje.

  •  Socio-afectiva

Es la relación que se tiene con uno mismo y con las demás personas para adaptarse al medio, pues finalmente los individuos son seres sociales, por ello, se enseñan y fortalecen las relaciones interpersonales.

Todas estas áreas deben estar siempre presentes en todas las etapas del niño y se deben monitorear, esto se traduce en reforzar aquellas áreas que estén menos desarrolladas con el fin de que se encuentren en el mismo nivel.

Motricidad fina y gruesa

El término motricidad se refiere a la capacidad de producir movimiento con intención y significado, ya sea de una parte corporal o de su totalidad, siendo éste un conjunto de actos voluntarios coordinados y sincronizados por las diferentes unidades motoras (músculos).

El desarrollo del movimiento se divide en motor grueso y motor fino. El área motora gruesa tiene que ver con los cambios de posición del cuerpo y la capacidad de mantener el equilibrio, es decir, con la postura, marcha y equilibrio (movimientos más bruscos que involucran todo el cuerpo).

Aquí el niño primero debe sostener la cabeza, después sentarse sin apoyo, más tarde equilibrarse en sus cuatro extremidades al gatear y, por último, alrededor del año de edad, pararse y caminar. La capacidad de caminar en posición erecta es una respuesta a una serie de conductas sensoriales y motoras dirigidas a vencer la fuerza de gravedad.
La motora fina se relaciona con los movimientos finos coordinados entre ojo-mano y ojo-pie (movimientos más precisos).

Este tipo de desarrollo comienza en los primeros meses cuando el bebé descubre sus manos y poco a poco a través de experimentar y trabajar con ellas, podrá empezar a darle un mayor manejo.

Ejercicios para poner en práctica

  • De dos a cuatro meses: pasarle objetos de un lado a otro al niño, máximo a 15 cm de sus ojos, pues lo que se quiere es enseñarle a seguir una imagen sin mover su cabeza, lo que se llama seguimiento visual. Asimismo, se trabaja el proceso de rodado, para ello se debe fortalecer cuello, espalda y abdomen.
  • De cuatro a seis meses: el objetivo en esta etapa es enseñar al niño a sentarse, por lo tanto, se sigue fortaleciendo cuello, espalda y abdomen. También se aplican técnicas para sentar al bebé, y se hace un seguimiento auditivo, por ejemplo pasar una sonaja y ver si el niño reacciona y escucha.
  • De seis a nueve meses: el objetivo es el gateo, por lo cual se debe fortalecer todo el cuerpo del niño (cuello, espalda, abdomen, brazos y piernas), además de fortalecer su equilibrio y mejorar su control visual, pues para gatear debe ver bien.
  • De nueve a 12 meses: el objetivo es la marcha. Para ello, el niño debe estar fuerte y ayudarlo a controlar todo su cuerpo para que se pueda parar. También se maneja el desarrollo de los sentidos, texturas, olores y sabores.

Es importante dejar al niño que experimente, toque, huela, no limitarlo, pues estas prácticas le ayudarán a manejarse en su entorno.

¿Cómo elegir un centro de estimulación?

Lo único que impide que un niño reciba estimulación es una limitación médica, por ejemplo problemas de columna o no poder respirar. Por ello, es importante asegurarse de contar con un certificado médico que nos guíe en casos especiales.

Elegir el centro de estimulación es otro factor a tomar en cuenta. Se debe verificar que cuente con instructores preparados, ya que el secreto de la estimulación no está en el material, sino en el instructor, quien debe tener claro los objetivos que requiere determinado niño y trabajar con ellos de manera personalizada. Asimismo, es importante que el centro sea un lugar seguro, que tenga rutas de evacuación, este ventilado, sea higiénico y que los materiales con los que cuente para trabajar con los niños no sean tóxicos.

Lic. Ana Mar. Instructora en Estimulación. Presidenta de la Asociación Mexicana de Estimulación Prenatal y Temprana.

+ INFO

Asociación Mexicana de Estimulación Prenatal y Temprana

Puede interesarte

Bacterias más resistentes a antibióticos El grupo de prioridad crítica incluye las bacterias multirresistentes que son especialmente peligrosas en hospitales.
Elimina las manchas en la piel La queratosis seborreica normalmente aparece en la cara, pecho, hombros o espalda.
Escala de Gleason, detecta etapa del cáncer de próstata La escala de Gleason indica la etapa del cáncer de próstata, mientras mayor sea la puntuación, es posible que el cáncer resulte más agresivo.
Firman convenio para impulsar la capacitación y formación profesional La firma de este convenio es fundamental para la ciencia médica, que es la parte más importante de la Institución.
Espina bífida, carencia de ácido fólico En México la mayoría de los casos está relacionada con la carencia de ácido fólico en la mujer gestante.
Aceite de canola El aceite de canola puede ayudar a tener un impacto significativo en la salud individual y pública.
Demografía del Trabajo Flexible Los empresarios revelaron que el dinero obtenido del ahorro que genera el no tener rentas a largo plazo, podrá ser invertido en la generación de empleo.
2º Festival de Teatro Sensorial ¡No te pierdas la experiencia!

Notas Relacionadas