proposito

Cumpliendo propósitos de año nuevo

¿Por qué a veces nos ponemos propósitos que son inalcanzables y que sabemos no cumpliremos? ¿Cómo deben ser los propósitos para que realmente podamos alcanzarlos? Por GANAR SALUD

Empezamos un nuevo año, sentimos que todo va a mejorar y que tenemos una nueva oportunidad para comenzar de nuevo. Esta sensación provoca que nos propongamos hacer cosas que no hicimos en el año que está por terminar, o bien, que rompamos con malos hábitos, retomemos actividades que dejamos o cumplamos algún deseo que tenemos desde hace tiempo.

Sin embargo, es muy común que una vez empezado el año, nos olvidemos de estos propósitos, nos dé flojera cumplirlos o que nos saboteemos para no cumplirlos.

Conforme el año avanza, la motivación de cambio, la sensación de un nuevo comienzo y los propósitos que habíamos previsto, tienden a desvanecerse. Esto se puede deber a varias razones. Las fiestas vienen acompañadas de vacaciones, bonos, aguinaldos, regalos y excesos.

Las conductas que tenemos en esta época del año suelen ser muy distintas a las del día a día, lo cual provoca que tengamos emociones y afectos diferentes al resto del año.

Los ánimos suelen ser positivos y rodeados de alegría, factor que al traducirlo y ponerlo en metas por cumplir, se muda en algo demasiado positivo, incluso, inalcanzable.

Esto provoca que las metas que nos proponemos sean excesivamente altas pero que en nuestro sentir diario, no tengamos la determinación suficiente para cumplirlas.

Metas realistas y alcanzables

Es muy importante que las metas que te propones sean pensadas de acuerdo a tu sentir y a tu estado afectivo diario y no al que tienes durante las fiestas, ya que este suele ser irrealmente positivo.

Debido a que las metas y los propósitos propuestos por ti mismo son demasiado altos y sabes, en el fondo, la dificultad que implica lograrlos, tienes que asegurarte que estos sean alcanzables y realistas.

Por ejemplo, si tu propósito es comenzar a hacer ejercicio, en lugar de proponerte hacerlo diario, ponte la meta de hacerlo 2 o 3 veces por semana. Si lo que quieres es cumplir tus objetivos, tienes que comenzar poco a poco e ir incrementando esos propósitos.

Recuerda, son tus metas por lograr y las puedes modificar para que se adapten a tus necesidades y no tú a ellas. Si te conocen bien y sabes que funcionas mejor dividiendo la gran meta en pequeños pasos, comienza de esa manera, así lo sentirás menos pesado y será más fácil lograrlo.

 

12 meses para activarte

El tiempo es otro factor de mucha importancia. Solemos pensar que las metas y propósitos de año nuevo se tienen que cumplir todos al mismo tiempo y en los primeros días del año. Esto no es cierto. Recuerda que tienes 12 meses para ir cumpliendo tus objetivos. Segmentar lo que quieres cumplir en lapsos de tiempo puede facilitar a que cumplas con lo que te propones. Considera hacerlo. Esto lo puedes hacer para que diariamente, semanalmente o, incluso mensualmente, te acerques un poco más a tu meta.

Ser constante

También es importante que vayas atacando un comportamiento a la vez y no todo al mismo tiempo. Así como los malos hábitos tomaron tiempo en desarrollarse, también los buenos requieren tiempo en formarse.

Si una de tus metas es desarrollar un hábito positivo y saludable en tu vida, tienes que ser constante y darle tiempo para incorporarlo a tu vida. Ahora bien, si lo que quieres es romper con un hábito dañino y cambiarlo por uno saludable, esto tomara mayor tiempo.

Recuerda que los malos hábitos son difíciles de romper porque tienden a ser placenteros y a satisfacer una parte nuestra que ignora que se hace daño. Intenta cambiar un hábito a la vez.

Comparte tus propósitos

Finalmente, me parece importante que recuerdes que no estás sólo. Compartir los propósitos de año nuevo suele ser una costumbre muy popular. Todos lo hacemos. En muchas ocasiones y para poder cumplir ciertas cosas, necesitamos apoyo de la gente que nos rodea. Apóyate en ellos y déjate ayudar para que todas tus metas se puedan cumplir.

Psic. Pablo Guerrero Ibargüengoytia. Clínica de Asistencia de la Sociedad Psicoanalítica de México (SPM)

www.spm.org.mx

Tel.: 5553 3599,  5286 6550

Puede interesarte

VIH de madre a hijo es evitable El tratamiento antirretroviral disminuye significativamente el riesgo de transmisión del virus al bebé e incrementa la sobrevida y mejora la calidad de vida de la madre.
Cáncer bucal: fumar y beber alcohol incrementan el riesgo Los factores de riesgo más serios en el cáncer oral son el hábito de fumar o usar masticar tabaco sin humo (tabaco masticable). El consumo de alcohol es otro factor de riesgo significativo.
Ayuda a mamá a lucir más joven Las mamás modernas, preocupadas por preservar su belleza, deben asesorarse con profesionales para mantener una piel sana.
Cuida cada etapa de tu vida Empoderar a las mujeres dentro de la sociedad es importante, pero también lo es proveerlas de los cuidados y medidas de salud durante cada etapa de su vida, para contar con un mejor desarrollo.
¿Estás en tu peso justo? En México, 7 de cada 10 adultos padecen obesidad y sobrepeso, lo cual coloca al país en el primer lugar a nivel mundial y convierte este padecimiento en un problema de salud pública, de acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición.
Lunch rico y saludable para regresar a clases ¡Prepárate para el regreso a clases con estas opciones deliciosas!
¡Me fascina el chocolate! El cacao ayuda a mantener la salud del corazón.
Y tú, ¿cómo ves? La ceguera puede prevenirse al acudir periódicamente con el oftalmólogo.

Notas Relacionadas