morbida

Obesidad mórbida y cirugía bariatrica

La cirugía bariátrica son un conjunto de técnicas y procedimientos quirúrgicos que buscan cambios en la fisiología para conseguir pérdidas de peso mantenidas y duraderas en el tiempo. Por GANAR SALUD

La obesidad es una enfermedad crónica, de larga evolución, progresiva y multifactorial, que provoca un exceso en el depósito de grasa, acumulándose en el tejido celular subcutáneo y en las vísceras. La obesidad mórbida es un tipo de obesidad que se da cuando el peso corporal de un individuo supera 24% de la masa corporal considerada “normal”.

Se considera obesidad mórbida a los pacientes con obesidad grado 3 que son aquellos con un IMC mayor a 40 o una obesidad grado 2 o un IMC de 35 asociada a comorbilidades como son la diabetes mellitus, hipertensión arterial entre otras.

Factores de riesgo

Los factores que intervienen para que una persona llegue a este grado de obesidad implican una ingesta de calorías en los alimentos mayor que la velocidad con la que esa persona quema todas esas calorías.

Sin embargo, existen muchas razones distintas para este desequilibrio de calorías que ingresan y calorías que se queman y están involucrados muchos factores. Las causas de la obesidad pueden incluir la composición genética, el metabolismo, la cultura, el entorno, el nivel socioeconómico y la conducta de una persona.

Factores genéticos

Es posible que la composición genética de una persona cause directamente obesidad. Ejemplos de esto son los trastornos como el síndrome de Prader-Willi y el síndrome de Bardet-Biedl.

Sin embargo, la mayoría de los casos de obesidad mórbida no se basan únicamente en dicha causa genética. El término “factores genéticos” puede entenderse con más facilidad como “herencia”. Se ha observado una predisposición familiar a la obesidad, siendo la obesidad más frecuente en algunas familias que en otras.

Esto sugeriría causas genéticas de la obesidad. Sin embargo, una familia determinada también comparte probablemente un estilo de vida y una dieta similares, lo que contribuiría a la incidencia (o ausencia) de obesidad.

Parece que al menos existe una asociación entre la herencia y la obesidad. En un conocido estudio sobre este tema, se halló que los adultos que fueron adoptados siendo niños tenían pesos corporales más similares a los de sus padres biológicos que a los de sus padres adoptivos, lo que sugiere que la composición genética tuvo más influencia sobre su peso corporal (y la incidencia de obesidad) en comparación con el entorno en el hogar de su familia adoptiva.

En otro estudio citado frecuentemente, se observó que los gemelos, aún si fueron criados en forma separada, tenían pesos similares con mucha más frecuencia que los mellizos. En otras palabras, los gemelos (que compartían el ADN y los genes) mostraron patrones de peso mucho más similares que los mellizos que no compartían el ADN.

 

Factores ambientales

El entorno de una persona (en el hogar, el trabajo, la escuela, en los juegos, en la comunidad, etc.) puede tener un impacto significativo en el riesgo de desarrollar obesidad mórbida. Su “entorno” en este sentido abarcaría:

  • El tipo de alimentos disponibles para esa persona.
  • El tipo de alimentos disponibles para esa persona.
  • La cantidad de alimentos disponibles.
  • La dieta y los hábitos de ejercicio de aquéllos que forman parte del entorno inmediato de esa persona.

Las personas pueden tomar decisiones sobre su estilo de vida relacionada con la salud en base a su entorno. Por ejemplo, alguien puede elegir ir a caminando a determinados lugares debido al trazado concebido para los automóviles de la comunidad en la que vive.

A otra persona puede resultarle muy difícil resistirse al almuerzo poco saludable que le ofrecen en su oficina. Y por supuesto, los niños no tienen mucho control sobre su entorno; sus opciones de alimentos generalmente están determinadas por sus padres.

Factores psicológicos

A menudo el riesgo de una persona de desarrollar obesidad mórbida está sumamente influenciado por factores psicológicos.

El aburrimiento, la depresión, la ansiedad, el estrés, los traumas (ya sea de adulto o de niño) y los sentimientos de baja autoestima son ejemplos de factores psicológicos que podrían hacer que una persona coma en exceso o no se ejercite lo suficiente.

Aunque el aspecto psicológico de la obesidad mórbida puede ser difícil de superar, no es imposible. La simple identificación de los problemas psicológicos puede ayudar en gran medida a una persona a comprender las bases de la ingesta en exceso

Otras causas de la obesidad

Las enfermedades también pueden llevar a obesidad mórbida. Algunas de éstas son hipotiroidismo, síndrome de Cushing, depresión y otros problemas neurológicos. El uso de esteroides y ciertos antidepresivos también pueden resultar en un aumento de peso

Se encuentra asociada con un mayor riesgo de desarrollo o agravamiento de más de 30 enfermedades o afecciones graves (síndrome metabólico). La obesidad reduce la movilidad de una persona, esto dificulta la actividad física, por lo que se empeora el problema y aumenta aún más el riesgo de que se desarrollen o agraven algunas de estas afecciones.

  • Enfermedad cardíaca coronaria
  • Accidente cerebrovascular
  • Hipertensión arterial alta
  • Enfermedad hepática grasa
  • Gota, enfermedad que afecta las articulaciones
  • Diabetes
  • Enfermedad de la vesícula biliar.
  • Problemas respiratorios, incluida la apnea del sueño
  • Cáncer.
  • Trastornos reproductivos y ginecológicos en las mujeres

Los problemas asociados con la obesidad pueden afectar a los hombres y las mujeres, los adultos, los adolescentes y los niños. Existen diferencias relacionadas con el sexo y la edad en los tipos y la incidencia de los problemas asociados con la obesidad, pero todas las personas que padecen obesidad mórbida tienen el mismo problema: determinar la mejor manera de alcanzar en forma segura el peso normal.

Existen situaciones que favorecen la obesidad como son algunas enfermedades, de origen genético o endocrino, algunos tratamientos farmacológicos, incluso situaciones como el embarazo o dejar de fumar.

La pérdida de peso se ha convertido en una necesidad para la población, ya que como primera instancia no sólo salva de los problemas de salud, sino también de las cuestiones sociales y entrar en los círculos donde tener un cuerpo proporcionado es lo ideal.

Tratamiento para obesidad mórbida

  • Cambios en el régimen alimentario

Cambiar tus hábitos alimenticios juega un papel importante en la curación de la obesidad y entra en la categoría de modificación de conducta. Perder uno o dos kilos por semana es la forma más segura de perder peso y es la forma más efectiva de seguir permanentemente.

Esto se puede hacer mediante la reducción de la ingesta calórica diaria e intentar llenarte de alimentos tales como frutas y vegetales que son bajos en calorías.

  • Llevar a cabo una rutina de ejercicio

Si padeces obesidad, se tiene que recibir la aprobación previa de tu médico antes de idear cualquier rutina de ejercicios. La actividad física es otra forma de modificación de la conducta que requiere dedicación para que sea eficaz.

Dicho esto, el ejercicio aeróbico regular es una de las mejores maneras de perder grasa corporal. Actividades tales como caminar, andar en bicicleta, subir escaleras y nadar son actividades satisfactorias. Cuando se padece obesidad, se necesita un mínimo de 150 minutos de ejercicio a la semana para bajar de peso.

  • Habla con un médico acerca de la cirugía bariátrica

Se le ofrece al paciente la mejor oportunidad de perder más peso, pudiendo perder a menudo hasta un 50 por ciento de su exceso de peso.

 

Cirugía bariátrica

La cirugía bariátrica son un conjunto de técnicas y procedimientos quirúrgicos que buscan cambios en la fisiología para conseguir pérdidas de peso mantenidas y duraderas en el tiempo.

Para ser candidato el paciente debe cumplir ciertos requisitos antes de ser sometido a una cirugía de este tipo, como:

  • Tener un índice de masa corporal mayor a 40. En algunos casos se somete al paciente a la cirugía cuando su índice es mayor a 35 pero tiene otra enfermedad asociada a la obesidad que requiere manejo urgente. Algunas otras recomendaciones de los grupos internacionales de manejo en obesidad consideran que también es recomendable que una persona que desea someterse a estos procedimientos:
  • Demuestre una historia de obesidad mayor a 18 meses de evolución que no haya respondido a dietas, tratamientos y medicamentos continuos y supervisados por un médico.
  • Edad entre 18 a 60 años de edad, ya que el riesgo de la cirugía es demasiado elevado cuando se sobrepasa esta edad, aunque en algunos casos se ha recomendado una edad límite de hasta 65 años para hacer la cirugía. En adolecentes a partir de los 16 años son candidatos en situaciones especiales al igual que en pacientes mayores de 60 años se deben de individualizar los casos.
  • Una valoración preoperatoria integral que incluya por lo menos al cirujano, internista, endocrinólogo, nutriólogo y psiquiatra. La valoración de todos debe arrojar un riesgo quirúrgico aceptable, es decir, que el beneficio de la cirugía sobrepasa a los riesgos que tiene el paciente.
  • En algunos casos se requieren valoraciones por otros especialistas como el neumólogo o el cardiólogo, cuando existe un riesgo operatorio elevado.
  • La persona debe estar motivada, dispuesta a seguir una dieta de por vida después de la cirugía, estar informado respecto a los riesgos y los beneficios del procedimiento y estar en la capacidad de acudir a sus citas postoperatorias por el tiempo que sea necesario.
  • En algunas ocasiones se ha solicitado a los pacientes perder peso antes de la cirugía. Se ha considerado el beneficio de llevar una dieta muy estricta durante dos semanas previas a la cirugía, los pacientes que tienen depósitos grasos en el hígado o un crecimiento hepático relacionado a la obesidad, podrían disminuir su riesgo quirúrgico con estas dietas.

Cuidados previos a la cirugía

Antes de someterse a cualquier tipo de cirugía bariátrica, es importante que los pacientes sigan rigurosamente las indicaciones del médico y se informen sobre los riesgos y los beneficios potenciales del procedimiento. Siga estos consejos a fin de prepararse mentalmente para la cirugía para la obesidad:

  • Comprender el procedimiento quirúrgico y lo que debe esperar posteriormente.
  • Todos los pacientes deben obtener asesoramiento pre-quirúrgico antes de someterse a una cirugía para la obesidad. Este asesoramiento lo ayudará a comprender mejor que la cirugía bariátrica es sólo una parte de un abordaje multidisciplinario para bajar de peso. De ningún modo debe considerarse a esta cirugía como una “solución rápida”. En lugar de ello, los pacientes sometidos a la cirugía de bypass gástrico deberán realizar cambios de por vida en sus hábitos de dieta y ejercicios a fin de asegurar un resultado duradero después de la cirugía bariátrica.
  • Una evaluación psicológica minuciosa es una parte fundamental de la preparación quirúrgica de todo paciente que se someterá a una cirugía para la obesidad. Después de haber conversado con un médico sobre la posibilidad de la cirugía bariátrica, se reunirá con un psicólogo conductista capacitado en asesoramiento para los pacientes bariátricos. La evaluación incluirá sus antecedentes sociales, personales y psiquiátricos.

 

  • Además de preguntarle los motivos de su deseo de someterse a la cirugía, el psicólogo conductista también determinará si usted está preparado para modificar su dieta y plan de ejercicios antes y después de la cirugía bariátrica. Los pacientes con la tasa más elevada de éxito a largo plazo son aquéllos que cuentan con un sólido sistema de apoyo de sus familiares y amigos que están dispuestos a ayudarlos tanto física como emocionalmente.

¿Qué sigue después de la cirugía bariátrica?

El tiempo de curación y el éxito a largo plazo después de la cirugía bariátrica depende en gran medida de sus hábitos de dieta y ejercicios. Después de la cirugía bariátrica, el cumplimiento de las pautas del cirujano con respecto al acondicionamiento físico y, sobre todo, en el área de la nutrición disminuirá el riesgo de complicaciones y aumentará las probabilidades de que hallan excelentes resultados a corto, mediano y largo plazo.

Cambios en estilo de alimentación

  • Dieta

Debe estar dispuesto a hacer cambios drásticos en su dieta después de someterse a una cirugía bariátrica. El estómago se reducirá a un tamaño mucho menor y, como resultado, la cantidad de alimento que puede comer es muy limitada. A fin de asegurar una buena nutrición y salud, también debe prestar mucha atención al tipo de alimento que ingiere. Ciertos alimentos que eran bien tolerados antes de la cirugía pueden causar malestar posteriormente. Discutir su dieta con un nutricionista tanto antes como después de la cirugía bariátrica puede prepararlo para hacer elecciones saludables e informadas en relación con los alimentos.

  • Ejercicio

El ejercicio juega un rol fundamental después de la cirugía bariátrica. Los pacientes ingieren muchas menos calorías inmediatamente después de la cirugía, lo que a veces hace que el organismo reaccione como si estuviera famélico.

En la búsqueda de más energía, el organismo puede comenzar a quemar músculo en vez de grasa. Para evitar esto, es fundamental comenzar a ejercitarse de manera regular tan pronto como sea posible.

Esto altera el metabolismo de manera que el organismo comienza a quemar grasa en lugar de músculo. El ejercicio también ayuda a los pacientes a bajar de peso en forma más rápida.

  • Apoyo continuo

Unirse a un grupo de apoyo es una de las mejores cosas que puede hacer un paciente después de la cirugía bariátrica. La cirugía bariátrica requiere muchos cambios en el estilo de vida y la conducta, y los pacientes generalmente necesitan el apoyo de sus familiares, amigos y profesionales del cuidado de la salud para ayudarlos a pasar por los momentos difíciles.

¿Cuántos kilos puede bajar el paciente?

La mayoría de los pacientes pierden de 10 a 20 libras (unos 5 a 10 kg) aproximadamente al mes en el primer año después de la cirugía. La pérdida de peso disminuirá con el tiempo. Al apegarse a la dieta y al plan de ejercicios, se perderá más peso, se puede perder la mitad o más de su peso extra en los primeros dos años. El éxito de la cirugía bariatrica se considera si el paciente después del primer año pierde más del 60% de su exceso de peso.

Perder el peso suficiente después de la cirugía puede mejorar muchas enfermedades, como:

  • Asma
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE)
  • Hipertensión arterial
  • Colesterol alto
  • Apnea obstructiva del sueño
  • Diabetes tipo 2
  • Pesar menos también debe facilitarle mucho más la movilización y la realización de las actividades cotidianas.
  • Cambia el estado emocional en el que encuentran las personas y su vida gira de manera más positiva ya que es resultado de su excelente estado de ánimo.

¿De qué depende el éxito de la cirugía bariátrica?

Depende de concientizar al paciente sobre el tipo de cirugía que se realizó, que todo procedimiento es bien llevado y dará excelentes resultados mas no es mágico, la cirugía es una manera de ayudar “forzosamente” a modificar esas conductas que hasta el momento parecían incontrolables, pero no es ella por sí misma la que logrará el cambio drástico en el estilo de vida.  Es necesario que es paciente se comprometa a seguir el programa nutricional y de ejercicio físico.

Obesidad mórbida en México 

  • En 2014, más de 1900 millones de adultos de 18 o más años tenían sobrepeso, de los cuales, más de 600 millones eran obesos.
  • En general, en 2014 alrededor del 13% de la población adulta mundial (un 11% de los hombres y un 15% de las mujeres) eran obesos.
  • En 2014, 39% de los adultos de 18 o más años (un 38% de los hombres y un 40% de las mujeres) tenían sobrepeso.
  • La prevalencia mundial de la obesidad se ha multiplicado por más de dos entre 1980 y 2014.
  • Datos de obesidad mórbida

En México, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud 2012, la prevalencia sobrepeso y obesidad es de 71.28%, de estos la obesidad grado 2 representa el 7.31% y la obesidad grado 3 el 2.99%.

No existen datos estadísticos de cuantos pacientes se están operando en México pero si existen datos en relación a nivel internacional se operan menos del 2% de los pacientes que son candidatos a cirugía.

En nuestro país solamente un sector limitado de la población tiene acceso a este tipo de procedimientos por la limitante de no estar cubierta por la mayoría de los seguros de gastos médicos así como el difícil acceso del sector salud para este tipo de cirugías.

¿Con que especialista trabaja en equipo el cirujano bariatra?

  • Médico cirujano
  • Gastroenterólogo/Endoscopista
  • Anestesiólogo
  • Médico Internista/Cardiólogo
  • Nutriólogo
  • Psicólogo
  • Terapista Físico
  • Trabajo Social

Dr. Juan F. Arellano Ramos. Presidente del Colegio Mexicano de Cirugía para la Obesidad y Enfermedades metabólicas.

Puede interesarte

Adicción a las apuestas La adicción a las apuestas resulta un síndrome enfocado a la incapacidad de dejar de apostar.
Liberan octavo paquete de medicamentos innovadores Suman 213 nuevas moléculas que atienden a 13 grupos terapéuticos relacionados con el 54% de las causas de mortalidad en México.
Kickboxing: tonifica tus músculos Una de las bondades que tiene este deporte es que todo el cuerpo se trabaja y por lo tanto se tonifica.
Uveitis, dolor y visión borrosa ¿Ves moscas flotantes?
¿Qué es el trastorno afectivo estacional? Las personas con trastorno afectivo estacional sienten necesidad de dormir más de lo normal.
4 razones para usar aceite de canola ¿Conoces bien el aceite que vas a usar?
Dolores de cabeza en adolescentes Los dolores de cabeza más comunes son por tensión y migrañas.
La Bohême Bistro, comida francesa-mexicana Los alimentos de La Bohême Bistro son elaborados el mismo día, con los métodos tradicionales franceses y con una mezcla de sabores mexicanos.

Notas Relacionadas