casino

Adicción a las apuestas

La adicción a las apuestas resulta un síndrome enfocado a la incapacidad de dejar de apostar. Por GANAR SALUD

La adicción a las apuestas y al juego, también llamada ludopatía, es como cualquier otra adicción. Se ven afectadas diferentes áreas de la vida del adicto: familiar, social y económica, entre otras. Existe la fantasía de “dejarlo cuando uno quiera”, lo cual ayuda a bajar la angustia del adicto por sentirse dependiente, en este caso de las apuestas.

Puede haber muchas razones para que se genere esta adicción, incluso puede haber predisposición genética, puede haber adicción a sustancias bioquímicas como la adrenalina, liberada por el juego, la dopamina, liberada al ganar, etc.

En este artículo nos centraremos solamente a explicaciones psicológicas, de qué es lo que pasa en la mente cuando uno se vuelve adicto al juego, todas con un enfoque psicoanalítico. Al tener este enfoque, se utilizarán conceptos como ello, yo y superyó, así como otros psicoanalíticos. Todos serán explicados al ser presentados.

Estructura mental humana

 

En todo ser humano podemos encontrar las tres instancias, ello, yo y superyó. Lo que varía es la dinámica que hay entre estas tres, es decir, cómo se relacionan entre ellas.

  • El ello es en su totalidad inconsciente, no tenemos acceso a él. Y se encarga de todos aquellos impulsos que buscan una satisfacción inmediata y sin importar la forma en que son satisfechos.

  • El superyó es aquella instancia que se ocupa de las normas, de si está bien o mal, si es correcto o incorrecto, de aquellos juicios de valor, aquel pepe grillo como en el cuento de pinocho.

  • El yo es aquella instancia mediadora entre las dos mencionadas anteriormente, de adecuar todo a la realidad externa y de funciones cognitivas. Es decir, se ocupa de regular aquel impulso para que la satisfacción pueda ser realizada con base en las posibilidades reales siguiendo las normas sociales, morales, etc.

Falta de impulsos

En los adictos, la relación que podemos observar entre estas tres instancias es un ello sumamente fuerte, que busca la satisfacción al deseo de una forma inmediata, pero es tan potente que a las otras dos instancias les es imposible regularlo.

Por esto, al estudiar las adicciones nos encontraremos con la frase “falta de control de impulsos”. Por otro lado, tenemos el yo débil, incapaz de regular y que en algunos casos puede llegar a fallar el contacto con la realidad, al grado de que un adicto al juego puede llegar a apostar a su familia sin percatarse de lo que está haciendo realmente.

Finalmente, nos encontraremos con un superyó débil, permisivo, que pierde su función pues aquello que está bien o mal no importa, siempre y cuando sea satisfecho el impulso.

Describiremos al comportamiento adictivo como un comportamiento compulsivo, es decir, un comportamiento que se repite constantemente y que cumple con un propósito.

El propósito puede variar, podría bajar la angustia del sujeto mediante el juego, entonces cada vez que se angustia, apuesta. Podría ser buscar aquella sensación de omnipotencia y poder que se recibe al ganar. Podría ser muchos, para esto habría que hacer un análisis más detallado del caso.

Lo que podemos afirmar es que sí hay personas propensas a caer en este tipo de adicciones, como en otras, a lo que llamaríamos personalidades adictivas.  La elección de la adicción tendría un fundamento más profundo que podría variar en cada caso, pero encontraríamos la misma dinámica, un ello poderoso, fuerte, un yo débil y un superyó débil y permisivo.

“Superyó”

Hay perspectivas que hablarían de un superyó tan intenso que a través de comportamientos destructivos, como lo es cualquier adicción, buscan un castigo. Y podríamos verlo en aquellos casos en donde al finalizar la apuesta y ya no tener nada que apostar por haberlo perdido todo, la persona siente una culpa que lo consume.

Este tipo de comportamientos pueden tener implicaciones graves, como la pérdida del patrimonio, la destrucción de familias, y en ocasiones incluso aquellos familiares (esposa, hijos) son vistos como objetos que pueden ser apostados; pierden la cualidad humana y terminan con una cualidad material, regresando a la cuestión de la pérdida de la realidad por la necesidad de satisfacción del impulso.

Como en toda adicción, es importante tomar acción con respecto al comportamiento. Recomendaría el ingreso a un proceso psicoterapéutico, lo cual ayudaría a la persona a entender su adicción y a fortalecerse para tolerar estos impulsos y adecuarlos a un fin constructivo.

Psic. Diego Díaz de León. Clínica de Asistencia de la Sociedad Psicoanalítica de México (SPM).

+ INFO

Sociedad Psicoanalítica de México

www.spm.org.mx

Tel.: 5553 3599,  5286 6550

Puede interesarte

Cura de la hepatitis es real 75% de los pacientes desconocen estar enfermos.
Cáncer en el ojo La enucleación del ojo –extirpar todo el ojo- continúa siendo la primera línea de tratamiento.
Estrógeno, equilibrio femenino La mujer cuando nace inicia su desarrollo gracias a diferentes estímulos hormonales, de los más importantes el estrógeno y progesterona.
¡Alerta en las nuevas etiquetas! El objetivo de los etiquetados frontales es que sean visibles, simples, de rápida lectura y que lleven a la elección de alimentos más saludables.
Bocadillos más deliciosos y rápidos de preparar Esta opción te encantará porque solo te llevará 10 minutos. 
¿Cuántas mamás hay en México? 7.8% de las adolescentes de 12 a 19 años ya son madres.
Nueva serie de pictogramas en cajetillas de cigarros La nueva serie de leyendas, imágenes, pictogramas, mensajes sanitarios e información deberá figurar en todos los paquetes de productos del tabaco y en todo empaquetado y etiquetado externo de los mismos que establece la Ley General para el Control del Tabaco.
¿Qué son las células madre del cordón umbilical? El Banco de Cordón Umbilical (BCU) ha ayudado a varias familias a tratar con éxito numerosas enfermedades malignas y congénitas con la ayuda de las células madre

Notas Relacionadas