trastorno estacional

¿Qué es el trastorno afectivo estacional?

Las personas con trastorno afectivo estacional sienten necesidad de dormir más de lo normal. Por GANAR SALUD

El trastorno afectivo estacional es un tipo de depresión. No solamente es sentir tristeza a medida que los días se acortan o tener la moral baja en enero, sino que implica presentar síntomas de depresión durante la época invernal.

Esos síntomas pueden incluir tristeza, ira o fácil irritabilidad durante la mayor parte del día y casi a diario, pérdida del interés por las actividades que normalmente se disfrutan, dificultad para concentrarse, cansancio constante, falta de energía y, en algunos casos, sentimientos de que la vida no vale la pena o pensamientos suicidas.

En algunos casos, se recomienda tratarlo todo el año, aunque las investigaciones han revelado que muchas personas con antecedentes de haberlo padecido pueden prevenirlo con el tratamiento de la caja de luz, aplicado a principios del otoño. En esa misma temporada del año, también puede ser provechoso empezar con los medicamentos.

Otoño e invierno

El trastorno afectivo estacional es un tipo de depresión que afecta principalmente a las personas durante los meses de otoño e invierno. El menor nivel de luz solar que hay en el invierno y el otoño, particularmente en los lugares más distantes de la línea ecuatorial, puede perturbar el reloj interno y dicha alteración es capaz de llevar a sentir depresión.

El cambio de las estaciones también puede influir sobre la melatonina y la serotonina corporales, sustancias que desempeñan una función tanto en la sincronización del sueño como en el ánimo. La combinación de esos factores puede conducir al trastorno afectivo estacional.

Las personas con trastorno afectivo estacional por lo general sienten la necesidad de dormir considerablemente más de lo normal. Además, éste hacer que la gente coma más y por ello, las personas afectadas tienden a engordar.

Es también común sentir ansia por ingerir carbohidratos. Los síntomas de dicho trastorno pueden empeorar a medida que avanza el invierno, aunque por definición, empiezan a desaparecer según se alargan los días en la primavera.

Cómo funciona la caja de luz

Existen tratamientos eficaces para el trastorno afectivo estacional y la terapia con la caja de luz es particularmente útil. Las cajas de luz imitan la luz exterior, pero filtran la nociva luz ultravioleta de amplio espectro.

Lo más común es recetar 30 minutos con la caja de luz al inicio de cada día o todas las mañanas, manteniéndola a una distancia aproximada de 60 cm, aunque hay que verificar las instrucciones del fabricante porque la intensidad de la luz determina la distancia a la que uno debe sentarse.

Muchas personas usan la caja de luz mientras se preparan para el día, mientras leen el periódico o desayunan. Es por ello que empezar la terapia con la caja de luz a principios del otoño puede ayudar a evitar el desarrollo del trastorno afectivo estacional en los meses invernales.

No obstante, si el paciente tiene o tuvo problemas con los ojos, como glaucoma o cataratas, debe consultar con el oftalmólogo antes de empezar la terapia de luz.

Los medicamentos también pueden formar parte del tratamiento para el trastorno afectivo estacional. También existen también algunas medidas de autocuidado que el paciente puede tomar durante todo el año para intentar reducir el riesgo de presentar el trastorno afectivo estacional como: hacer ejercicio con regularidad, mantener hábitos sanos para dormir y un ciclo predecible de sueño y vigilia, alimentarse sano y restringir la cantidad de dulces que ingiere.

Por otro lado, salir al exterior en días soleados también puede hacer diferencia. El paciente puede aprovechar los días despejados de invierno, cuando todo está cubierto de nieve, porque son sumamente brillantes y la exposición a la luz solar natural puede ayudar a aliviar el trastorno.

Además, recién se descubrió que la psicoterapia también surte efecto con el trastorno afectivo estacional, aunque el tratamiento que ha demostrado ser el más exitoso para prevenirlo y tratarlo es la terapia conductiva conductual.

Puede interesarte

Alimentos ultra procesados motor de obesidad en América Latina Los expertos señalan que se necesita regular el mercado para revertir esta tendencia en América Latina y en todo el mundo.
Buscan política mundial en favor del corazón La FMC emitió un llamado para la adopción de una política mundial dirigido a todos los gobiernos del mundo.
Consumo nocivo de alcohol aumenta en las Américas En cinco años, casi se duplicó el porcentaje de bebedores hombres que tienen consumos episódicos fuertes de alcohol (la forma más dañina). Y casi se triplicó esta tasa en mujeres.
¿Conoces la clínica de infertilidad del Hospital Juárez? La clínica representa una alternativa viable que brinda opciones terapéuticas a las parejas que tienen dificultad para concebir.
¿Te gusta broncearte? Estar bajo los rayos del sol por largo tiempo no es saludable, pues la radiación puede dañar la piel y dejar lesiones.
Guatemala libre de oncocercosis La oncocercosis es una enfermedad parasitaria causada por lombrices largas y muy delgadas.
10% de la población mexicana padece EPOC Adicción al tabaco es la principal causa de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.
¿Qué sabes del cáncer de mama? La prevención y la detección temprana son una pieza clave para reducir millones de muertes anuales en el país y en el mundo

Notas Relacionadas