problemas de columna

Enfermedades más comunes de la columna

Adultos jóvenes no se escapan de problemas de la columna Por GANAR SALUD

La columna vertebral tiene 2  funciones principales. Primera, el aspecto mecánico (movimiento); y de distribución de carga, de sostén y soporte junto al componente músculo-ligamentario que favorecen la posición de erguido y permiten la ambulación en dos extremidades. Segunda, tiene una función de protección a los elementos neurales (médula espinal y las raíces nerviosas).

La columna vertebral se constituye de 5 segmentos  principales que son:

  1. Segmento cervical: 7 vértebras.
  2. Segmento torácico: 12 vértebras.
  3. Segmento Lumbar: 5 vértebras. Todas ellas articuladas entre sí, que tienen un rango de movimiento.
  4. Segmento sacro: Constituido por la fusión de 5 vértebras.
  5. Segmento coxígeo: 3 a 4 vértebras, estos últimos sin movilidad.

Enfermedades más comunes de la columna 

Las enfermedades más comunes de la columna son cuatro: de tipo degenerativo, por accidente o golpes, cogénitas o por tumores primarios.

Las enfermedades de origen degenerativo ocupan 60% de prevalencia y son aquellas ocasionadas por proceso natural de envejecimiento de la columna vertebral donde  se  puede  observar  remodelación articular, engrosamiento de  ligamentos, degeneración discal, que condicionan un conducto estrecho que puede ser cervical o lumbosacro, y que comprometen las estructuras neurales (médula espinal y/o raíces nerviosas), traumático (20%).

La siguiente se refiere al proceso de compromiso vertebral secundario por accidentes, golpes que dañan la estructura ósea, muscular y ligamentaria condicionando compromiso de la estabilidad espinal y, por consiguiente, de las estructuras neurales.

La enfermedad de tipo congénito se refiere a aquellas malformaciones del componente óseo y neural, infeccioso en pacientes inmunocomprometidos (diabetes mellitus, enfermedades autoinmunes, VIH) o en pacientes inmunocompetentes asociado a procedimientos quirúrgicos que pueden ser primarios o de repetición (cirugía de revisión) y/o tumoral, que pueden ser de origen primario que afectan hueso (vértebra, lámina, apófisis espinosa, articulación) de origen metastásico.

Es decir, un tumor primario en otra localización que no sea la columna vertebral  y que envía siembras a dicha estructura. Por último, tumores primarios de sistema nervioso central cuyo crecimiento compromete el componente mecánico y de estabilización de la columna vertebral (20%).

Adultos jóvenes no se escapan de problemas de la columna 

En las enfermedades de la columna de tipo degenerativo hay dos grupos de edad que son más propensos: personas de 31 a 45 años (37%); y de 46 a 64 años (30%).

En ambos grupos se puede identificar elementos de envejecimiento de las estructuras óseas, musculares y ligamentarias que condicionan cuadros clínicos   dolorosos como daños en la estructura del disco intervertebral (hernia de disco) secundario a fenómenos  forzados  de flexo-extensión, inclinación y rotación donde el componente músculo-ligamentario (músculos de abdomen y espalda) no tienen tono y fuerza adecuados. Alteraciones  inflamatorias  de   la  faceta  articular  por  el  daño  a  las   estructuras  del  disco intervertebral. Ambas pueden asociarse a síntomas de tipo radicular (es el dolor que se irradia a las extremidades tanto superiores como inferiores).

El grupo de pacientes con mayor edad se presenta una cascada de fenómenos estabilizadores donde el componente  muscular se ha vuelto insuficiente, generando formación de hueso en las plataformas de los cuerpos vertebrales (osteofitos) degeneración del disco intervertebral con pérdida de la altura, (la distancia entre un cuerpo vertebral y otro se acorta) que cierra el agujero por donde discurre la raíz nerviosa, engrosamiento de los ligamentos interespinosos, longitudinal posterior y amarillo, que estrecha el conducto espinal y, por consiguiente, las estructuras  neurales  (médula  espinal  en  el  segmento  que  exista  y  raíces nerviosas); a lo que llamamos un conducto espinal estrecho que puede ser tanto cervical como lumbosacro.

Dolor bajo de espalda y lumbar

Hay dos señales que pueden advertir de un problema en la columna. La lumbalgia (dolor en espalda  baja)  sin  un  componente radicular (sin  extensión a  las  extremidades) secundario a  la ruptura del anillo fibroso (componente externo del disco intervertebral) o a la inflamación de la faceta articular (estructura que interconecta una vértebra con otra) y que se caracteriza por una sensación  de fatiga dolorosa a nivel de la cintura, imposibilidad para incorporarse y, en ocasiones, la sensación de quedarse “trabado”, que una vez  entrando en movimiento desaparece.

El dolor lumbar (lumbalgia) se asocia al dolor radicular en una o ambas piernas que siempre se distribuye en un dermatomo (representación en el cuerpo de una zona inervada por una raíz nerviosa) especifico  relacionado a la raíz nerviosa afectada, y que se incrementa cuando hay esfuerzos físicos (carga, empuja, jalar) o simplemente, toser o pujar, y que son secundarios a una hernia de disco que está irritando la raíz nerviosa.

¿Importa la edad?

La edad es importante pero no un determinante para padecer problemas de la columna vertebral. Es decir, podemos ver pacientes jóvenes con problemas degenerativos sintomáticos, al igual que adultos mayores con problemas degenerativos asintomáticos.

La enfermedad de la columna vertebral si bien está asociado a un proceso degenerativo natural, la posibilidad de presentar síntomas que ameriten tratamiento médico o quirúrgico está relacionado con la historia clínica del paciente, aspectos relacionados al tono y trofismo muscular (abdomen y espalda), nutricional (obesidad), hábitos (tabaquismo, sedentarismo etc.).

Aun así, lo esperado es que a mayor edad podamos padecer más problemas de columna vertebral porque somos más sedentarios. Hay una sustitución grasa del componente muscular, y éste último que es la mayor banda de tensión (mayor estabilidzador de la columna vertebral) se pierde.

Dr. Felix Domínguez Cortinas. Neurocirujano del Centro Médico Siglo XXI y Hospital Ángeles de Pedregal.

Puede interesarte

Electrolit estrena nuevos sabores Científicamente formulado
¿Adultos con TDAH? Muchos adultos con TDAH tienen el antecedente de desertar de sus estudios desde temprana edad, cambios frecuentes de empleo, inestabilidad en las relaciones afectivas, entre otras.
Cofepris aprueba tratamiento para hepatitis C El tratamiento de AbbVie para el control de la hepatitis C ha recibido autorización en 47 países alrededor del mundo.
Segunda Semana de Innovación en Salud 2016 La Segunda Semana de la Innovación en Salud está abierta a todo el público.
Uveitis, dolor y visión borrosa ¿Ves moscas flotantes?
7 datos para evitar un episodio grave de hipoglucemia La hipoglucemia severa puede causar accidentes, lesiones, coma y la muerte.
Dan el nombre de “Luis Guillermo Ibarra Ibarra” al INR Reconocen sus contribuciones a la salud ortopédica, a la enseñanza y a la investigación.
Osteoartrosis, daño en los cartílagos LA osteoartrosis es una enfermedad que se caracteriza por un proceso inflamatorio que afecta principalmente las articulaciones de rodilla, cadera, mano y columna vertebral

Notas Relacionadas