3 puntos diabetes

3 puntos que debes enseñar a tu hijo con diabetes

Si los papás educan a su hijo desde pequeño a elegir alimentos, contar cantidades y leer etiquetas se convertirá en un pequeño responsable y sano sin importar si está en la escuela o la casa. Por GANAR SALUD

El niño con diabetes debe comer de manera saludable, incluyendo todos los grupos de alimentos y en cantidades adecuadas puede ayudar a mantener los niveles de azúcar en sangre bajo control. Además el comer saludable también te ayuda a evitar subir de peso.

Él es el único que sabe cuándo está satisfecho y escucharlo es completamente necesario para no obligar a tu hijo a consumir calorías  demás de las que el necesita.

Punto 1.  PLATO PERFECTO Y SALUDABLE

Es importante incluir todos los grupos de alimentos y sobretodo cumplir con las características de la dieta correcta:

Las frutas son fuente de nutrimentos importantes como potasio, fibra dietética, vitamina C, ácido fólico, azúcares e incluso agua. Mientras que las verduras brindan, principalmente fibra, potasio, ácido fólico, vitamina A y vitamina C. Además de ser un grupo de alimentos bajo en calorías derivadas de los hidratos de carbono y proteína de origen vegetal.

 

  • Cereales y Tubérculos

Incluye todos los alimentos derivados de granos como el maíz, el trigo, la cebada, el centeno, etc. y aportan energía derivada principalmente de hidratos de carbono y bajas cantidades de proteína de origen vegetal. Se consideran una buena fuente de vitaminas del complejo B y minerales como el hierro, el magnesio y el selenio.

  • Carnes, leguminosas y lácteos como fuente principal de proteína

Incluye por un lado al pollo, pescado, mariscos, carne roja, queso y huevo que son buena fuente de proteína, pero con contenido de grasa variable. De leguminosas, incluye al frijol, habas, lentejas y alubias que son buena fuente de proteína de origen vegetal y fibra.

Ambos aportan aminoácidos esenciales para la salud muscular y el mantenimiento de los tejidos del cuerpo como huesos, piel, etc. y son además una fuente importante de vitaminas del complejo B, vitamina E, hierro, zinc y magnesio.

Los lácteos incluyen a la leche, quesos, yogur, entre otros y representan una buena fuente de proteína de origen animal de alto valor biológico y de nutrimentos esenciales para el desarrollo y mantenimiento del cuerpo como calcio, potasio y la vitamina D.

Si nos referimos a un niño con diabetes, también es muy importante incluir todos los grupos de alimentos, pero necesitamos hacer mejores elecciones en cuanto a los alimentos que preferimos cuando comemos dentro del entorno familiar para que el niño pueda aprender sobre que alimentos elegir y crear hábitos con ello.

La Asociación Americana de Diabetes (ADA, por sus siglas en inglés) recomienda los siguientes puntos a considerar para los niños y jóvenes con diabetes:

Elegir la mitad de tu plato con vegetales que no sean ricos en almidones. Estos vegetales generalmente tienen menor cantidad de hidratos de carbono, pero con un gran aporte de fibra que te ayuda a sentir saciedad y no tener más hambre.

Entre ellos podemos encontrar:

  • Aguacate
  • Alcachofas
  • Apio
  • Berenjena
  • Brócoli
  • Calabaza verde/Calabacines
  • Cebolla
  • Coliflor
  • Espárragos
  • Espinaca
  • Hongos/champiñones
  • Lechuga
  • Pepino
  • Pimientos
  • Rábanos
  • Tomates
  • Zanahoria
  • Llena un cuarto de tu plato con alimentos ricos en proteína (elige alimentos con carne magra o reducida en grasa).
  • Llena un cuarto de tu plato con semillas, vegetales y cereales que tengan un contenido importante de almidón. Aunque no nos sepan dulces, los almidones son cadenas muy largas de azúcares que debplato del buen comeremos tomar en cuenta si queremos contabilizar la cantidad de azúcares que consumimos. Entre ellos podemos encontrar a la papa y el maíz, entre otros.
  • Elegir alimentos ricos en calcio en la mayoría de las comidas (por ejemplo, leche descremada o light, bebidas a base de soya, arroz o almendra, yogur).

 

 

Porciones ideales

Puedes utilizar como referencia el tamaño de la mano de tu hijo para que el mismo pueda ir entendiendo el tamaño de las porciones, por ejemplo:

Media palma de su mano correspondería a una porción de carne, pescado, pollo, pan o tortilla El tamaño de su puño cerrado equivaldría a una porción de arroz, pasta, cereal o vegetales La cantidad de chips o palomitas de maíz que quepan en sus dos palmas de las manos serían una porción
El tamaño del dedo índice equivale al tamaño de una porción de grasas, mayonesa, mantequilla, etc. Media palma de su mano sería una porción de nueces, cacahuates o frutos secos El tamaño de su pulgar equivale a una porción de quesos.

Tu hijo toma decisiones

Es importante recordar que tu hijo es el responsable de tomar la decisión sobre qué es lo que va a comer y cuanto de ello quiere comer. Tu objetivo es poder presentarle los alimentos preparados de muchas formas para que él pueda elegir sobre las opciones saludables de alimentos que tú le presentes.

Y la mejor manera de hacer este cambio es enseñándole con el ejemplo. Comer en familia para que el niño pueda ver estos comportamientos y transformarlos en hábitos. Este es un comportamiento que le puede facilitar tener mejores hábitos de alimentación a lo largo de su vida y controlar las cantidades de alimentos que necesite consumir.

Alimentos deseables y adictivos

Los alimentos tan dulces son muy deseados/“adictivos” no solo para los niños, sino para todos en galimentos adictivoseneral, porque estamos acostumbrados a alimentos muy dulces y contenidos altos de azúcar que son muy agradables para nuestros sentidos, pero debemos educarnos en probar el sabor y dulzor natural de los alimentos para no consumir muchas cantidades de azúcar.

Algunos autores lo refieren incluso a términos de evolución ya que en el pasado, quienes buscaban y consumían alimentos que tuvieran un gran aporte de calorías tenían mayores probabilidades de sobrevivir. El problema es que el día de hoy, estos azúcares están a la mano de todos y es muy fácil acceder a ellos, lo que hace más fácil excedernos en su consumo.

El tomar decisiones y educar desde casa sobre los altos contenidos de azúcar en ciertos alimentos y preferir otros con menor cantidad de azúcares, es útil para que tu hijo pueda entender con el ejemplo que ustedes mismos ponen. Sin duda alguna, este es un cambio que debe hacer toda la familia y tu hijo podrá adoptarlo más fácilmente y mantenerlo a lo largo de su vida.

Beneficios de la comida picante

La opción del picante varía dependiendo de la tradición familiar, cultura, localidad y de la tolerancia de cada niño. Los beneficios de incluir de vez en cuando algún alimento que tenga picante es que puede ayudar a hacer un poco más ácido ciertos alimentos que tengan minerales como el hierro, y así nos ayuden a absorberlo con mayor facilidad.

Además en los alimentos que naturalmente son picantes podemos encontrar antioxidantes, como es el caso de los diferentes tipos de chiles que existen y brindan diferentes olores y sabores a la comida.

En lo que debemos tecomida picantener mucho cuidado es que muchas de las comidas picantes, como los dulces enchilados tienen una gran cantidad de azúcar. Incluso los polvos que se utilizan para acompañar algunos alimentos están adicionados con azúcar para que sea más agradable su consumo.

Esto lo debemos considerar al momento de elegir algún alimento picante, ya que podríamos estar consumiendo cantidades “escondidas” de azúcar en los alimentos picantes que consumimos, frecuentemente.

Es mejor preferir los alimentos que naturalmente son picantes sobre los alimentos industrializados picantes como los dulces enchilados o polvos, y siempre moderar su consumo especialmente si se padece de algún problema como gastritis o reflujo.

Huesos fortalecidos

Los huesos están formados, principalmente, por calcio por lo que los alimentos ricos en calcio son muy importantes para la correcta formación de los mismos; sin embargo, el calcio necesita de algunos nutrimentos que los ayuden a llegar a los huesos, como la vitamina D.

La vitamina D es una vitamina liposoluble, es decir, se solubiliza en las grasas por lo que principalmente se va a encontrar en alimentos que contengan estas grasas. Por ello es muy importante definir cuáles son los alimentos y grasas recomendadas para los niños especialmente en niños con diabetes que deben cuidar su consumo de grasas para evitar un exceso de calorías.

La mayor parte de la vitamina D se sintetiza con la luz solar, esto quiere decir que mejor salgan juntos en familia a jugar o a caminar en el parque para asolearse un poco para poder obtener las cantidades que necesitan de vitamina D en vez de sentarse a ver la televisión.

Las mejores opciones de alimentos que sean ricos en calcio y que además tengan vitamina D son los lácteos.

Grasas, ¿cuál elegir?

Existen dos tipos de grasas, las grasas saturadas y las grasas insaturadas.

Las grasas saturadas (que son las que debemos moderar en su consumo) son todas las de origen animal y suelen tener un aspecto más sólido, es decir, son las grasas que encontramos en alimentos como en las carnes, lácteos, mantequillas, cremas, entre otros.

En su caso se recomiendan elegir productos reducidos en grasa o carnes magras para evitar un consumo elevado de estas grasas saturadas.

Mientras que las grasas insaturadas son las de origen vegetal y normalmente tienen un aspecto más líquido, entre ellas podemos encontrar los aceites vegetales como el de oliva, canola, incluso aguacates, semillas y granos enteros, cacahuates, nueces, almendras, etc.

En general, se recomienda una mayor ingesta de grasas insaturadas que de grasas saturadas. Algcarnesunas de estas grasas insaturadas también los podemos encontrar en algunos pescados y sus aceites como el salmón o las sardinas e incluso en algunos alimentos industrializados fortificados como por ejemplo alimentos con ácidos grasos Omega 3, ácidos como el DHA (ácido docosahexaenoico), entre otros.

Por ello, es muy importante leer siempre las etiquetas de lo que uno quiere y va a consumir para que puedan estar conscientes de que grupos de alimentos están consumiendo y si están consumiendo algo en específico de lo cual se deba moderar su consumo.

No hay grasas malas

Es importante recordar que las grasas no son malas y que necesitamos un poco de ellas aunque debemos preferir las grasas insaturadas sobre las grasas saturadas.

El problema consiste en que las grasas dan un mayor aporte de calorías por gramo que cualquier otro nutrimento, por eso debemos estar conscientes de las cantidades de grasas que consumamos y leer siempre las etiquetas de todo lo que probemos para tener una mejor idea de cuantos gramos de grasa podemos estar consumiendo sin darnos cuenta.

El consumo excesivo de grasas son un factor fundamental para las causas de sobrepeso y obesidad tanto en niños como en adultos, así como la inactividad física lo que nos puede llevar a tener todas las complicaciones relacionadas con estas enfermedades. Además de que con un mayor peso, se necesitan mayores cantidades de insulina.

De todo, pero cuidando cantidadesniña con diabetes

El niño con diabetes debe comer de manera saludable, incluyendo todos los grupos de alimentos y en cantidades adecuadas puede ayudar a mantener los niveles de azúcar en sangre bajo control.

Además el comer saludable también te ayuda a evitar subir de peso. Se recomienda ampliamente que puedan ir con un especialista para que los guíen pues la alimentación debe de ser personalizada.

Niño independiente

Aunque tu hijo padezca diabetes, sigue siendo un niño por lo que él seguirá siendo responsable de decidir si va a comer los alimentos que tú le presentes y cuanto de ellos quiere comer.

Por eso es muy importante saber elegir que alimentos presentarle a tu hijo para que se pueda acostumbrar y tener gusto por consumirlos. Además él es el único que sabe cuándo está satisfecho y  escucharlo es completamente necesario para no obligar a tu hijo a consumir calorías  demás de las que el necesita.

La Asociación Americana de Diabetes (ADA) recomienda los siguientes pasos para ayudar a mantener los niveles de azúcar en sangre bajo control:

  • Evitar bebidas con azúcar como los refrescos, bebidas para deportistas y jugos. En lugar de eso, consumir agua (de 6 a 8 vasos al día), bebidas de dieta (como aguas saborizadas sin azúcar) y hasta 3 tazas de leche descremada por día.

OJO: no es lo mismo leche descremada que leche deslactosada. La leche deslactosada es la que no contiene lactosa (un azúcar presente naturalmente en la leche, pero cabe aclarar que si tiene otros tipos de azúcares propios o adicionados de la leche como la galactosa o la sacarosa, etc), mientras que la leche descremada es la leche reducida en grasa, muchas veces la manejan como en presentaciones light o descremada.

  • Comer las porciones adecuadas y saber cuánto estamos consumiendo de cada grupo de alimentos. Es de gran utilidad utilizar una taza para poder medir las cantidades de alimentos que estas consumiendo. Utilizar bolsas pequeñas para tus colaciones y así evitar que consumas demasiadas calorías durante tu colación al manejar pequeñas cantidades.
  • Comer nada más un sándwich en vez de dos ¿y qué hago si tengo hambre después de mi comida? Para ello, lo mejor es comer lentamente, así le das el tiempo suficiente a tu estomago para que le pueda avisar a tu cerebro cuando estas lleno.
  • Esto puede tomar hasta 20 minutos. Si después de eso aun tienes hambre. Consume más verduras que no tengan grandes cantidades de almidón que además tienen fibra y al ocupar un espacio en tu estómago, te dan saciedad y te permiten sentirte lleno. No olvides tomar también agua durante tus comidas.
  • Servir toda la comida que se planea comer en el plato antes de que se sienten en la mesa. Intentar evitar colocar alimentos en la mesa de la cocina o el comedor que pudieran llamar la atención (tentaciones) así como evitar servir porciones muy grandes de los tazones de donde se sirva la comida.
  • No es necesario terminarse todo lo que hay en el plato
  • ¡No te saltes las comidas! Por lo menos se deben hacer 3 comidas al día
  • Siempre desayunar
  • Elegir opciones más saludables entre comidas como verduras o un puñito d semillas.

Punto dos: CONOCER LOS HIDRATOS DE CARBONO

HC: fuente principal de energía

Los carbohidratos o mejor conocidos como hidratos de carbono son la fuente principal de energía para nuestro cuerpo y para poder realizar la actividad física que necesitamos. Igualmente podemos encontrar varios tipos de hidratos de carbono.

Los hidratos de carbono simples se caracterizan por ser moléculas más pequeñas de azúcares, las cuales se digieren más fácil y rápidamente para poder obtener energía por lo que se absorben más rápido y pueden ocasionar picos de glucosa elevados en sangre. Para ello puedes combinarlos con otros alimentos para que se tarden un poco más en absorberse.

Estos azúcares simples los podemos percibir sensorialmente como dulces desde la primera vez que los probamos, y esto puede servir de referencia para saber qué tipo de azúcares puede tener algún alimento dependiendo que tan dulce lo podamos percibir.

Entre ellos podemos encontrar a la sacarosa o azúcar de mesa y a la fructosa, que son los ingredientes más comúnmente utilizados para preparar algunos alimentos como los dulces y golosinas y también presentes en las frutas, cereales y harinas refinadas.

Este tipo de azúcares no debe pasar más del 10% de nuestra dieta cada día, por lo que es recomendable cubrirlo con las porciones de frutas y verduras que además tienen fibra, vitaminas y minerales y no únicamente calorías provenientes de esos azúcares como todos los dulces y golosinas.

También están los hidratos de carbono complejos, estos se caracterizan por ser moléculas mucho más grandes de azúcares, los cuales se tardan un poco más en poder digerirse para obtener energía. Entre ellos podemos encontrar grupos de alimentos como los cereales y las leguminosas además de la fibra que también está en las frutas y verduras.

Las ventajas de la fibra es que son hidratos de carbono que no logramos digerir y absorber, por lo tanto nos ayudan en muchas funciones como limpiar y mantener activo nuestro tracto gastrointestinal, incluso ayuda a disminuir los niveles en sangre de algunos tipos de grasas como el colesterol.

Siempre es importante consumir la fibra con suficientes líquidos ya que la fibra absorbe el agua y ocupa espacio en nuestro estómago lo que permite darnos una sensación de saciedad y evitar que consumamos alimentos demás.

hidratos de carbono

Padres: monitorear y enseñar

Como padres de un niño con diabetes deben aprender a monitorear y enseñar a sus hijos a monitorearse por sí mismos, enseñarles que estos controles deben formarse hábitos, ya que corresponden una parte fundamental durante su vida diaria y que al tener sus niveles de azúcar en sangre bajo control pueden llevar a cabo una vida completamente normal. Entre ellos es muy importante que puedan enseñarles a sus hijos los siguientes aspectos:

El ejercicio y la actividad física deben ser una parte fundamental dentro de su día a día y es muy importante que los padres les enseñen esos hábitos desde que son pequeños para que los puedan mantener por el resto de su vida.

Hacer conciencia en las comidas saludables y las mejores opciones de alimentos para que el niño pueda aprender a elegir los alimentos, así como mantener esas decisiones y es más fácil para ellos cuando todos en casa toman las mismas decisiones sobre que alimentos saludables deben consumir además de hacer más fácil que un niño aprenda a seguir estos hábitos que le ayuden a controlar los niveles de glucosa en sangre.

Si es un niño con sobrepeso, el poder bajar de peso será de gran ayuda para mantenerse bajo control ya que cuando pesas más, tu cuerpo requiere más cantidades de insulina.

Tomar los medicamentos correspondientes y en los horarios que se establezcan. El respetar los tiempos de comida, así como los tiempos en que consuman los medicamentos (tomados o inyectados), es muy útil para poder tener bajo control los niveles de azúcar en sangre.

Monitorearse constantemente los niveles de glucosa en sangre. El profesional de la salud con quien se apoyen, será el indicado en decir cuántas veces debe de estar midiéndose los niveles de glucosa en sangre. Es muy importante que no compartas las lancetas con las que tomas tu muestra de sangre.

Monitorea tu glucosa de forma sencilla:

  • Asegúrate que la punta de tu dedo esté tibia y rosita

Lávate las manos en agua tibia o agítalas para que puedas hacer que la sangre baje hacia la punta de los dedos

  • Usa un aparato o monitor de glucosa que te permita ajustar el piquete de la lanceta para que obtengas una gota de sangre sin pinchar profundamente.
  • Intenta picarte en los costados de la punta del dedo y no en la punta. 
  • Gentilmente aprieta tu dedo para que salga una gota de sangre. 
  • Puedes utilizar crema para manos y así mantendrás tus dedos suaves.

 

La ADA además recomienda llevar una bitácora de tus mediciones de niveles de azúcar en sangre. Ya que es una buena manera de enseñarle a tu profesional de la salud como te logras mantener bajo control y también para llevar un registro de todo tú progreso. Algunos medidores pueden guardar un registro electrónico de tus mediciones, pero no olvides revisarlo constantemente y llevarlo a tus revisiones con tu profesional de la salud.

Punto tres. LEER DE ETIQUETAS

La mejor manera de enseñar a contar los hidratos de carbono es enseñarles a leer las etiquetas de todo lo que comen, para que ellos puedan darse cuenta que no es únicamente la cantidad de azucares que declaran en la etiqueta sino los hidratos de carbono totales que tiene cada alimento.

Además los niños son quienes estarán tomando decisiones importantes cada día como el decidir quéleer etiquetas es lo que se va a comer, cuanto se va a comer, cuando comer, que tipos de ejercicio quiere hacer, cuando tomar su medicina y muchas otras más que le permitan a cada niño ser independiente.

Pero también decidirán si han comido lo suficiente o si están llenos, por lo que el saber elegir que alimentos consumir es la parte más importante para poder facilitar su conteo de los hidratos de carbono.

Es muy importante enseñarles a elegir buenos alimentos desde que son niños para que se mantengan con buenas preferencias en sus alimentos conforme van creciendo, además del tamaño de las porciones.

También es muy importante leer todas las etiquetas de los alimentos que consumen ya que, aunque no nos sepan dulces, pueden tener una gran cantidad de hidratos de carbono que se deben contabilizar para tomar la cantidad de insulina necesaria.

Educa tu paladar

Normalmente no estamos acostumbrados al sabor natural de la comida, tanto para lo dulce como lo salado, y es por eso que recurrimos tan frecuentemente a utilizar tanta azúcar o sal al momento de preparar y consumir nuestros alimentos.

Pero la mejor opción sería que fuéramos educando nuestros paladares al sabor natural de los alimentos, es decir, no añadir más sal o azúcar de lo que ya tienen y así con el tiempo podremos percibir su sabor natural.

En este caso es de gran utilidad e importancia el poder enseñar a nuestros hijos el irse acostumbrando a los sabores naturales de los alimentos desde que son pequeños parniño con dulcea facilitarles el adaptarse a los alimentos conforme van creciendo.

Los dulces tienen una gran cantidad de azúcar que los hace tan agradables sensorialmente y por eso nos gustan tanto. Si tu hijo está acostumbrado al sabor tan dulce de estas golosinas o de estos alimentos, los edulcorantes no calóricos pueden ser de gran utilidad en estos casos.

Los endulzantes no calóricos como la sucralosa brindan sabores muy dulces por lo que puedes utilizar cantidades muy pequeñas al momento de acompañar tus alimentos y para un niño que está muy acostumbrado a sabores tan dulces, estos edulcorantes te permiten el poder trabajar paso a paso con tu hijo para hacer la transición de los sabores dulces de los alimentos hacia los sabores naturales de los alimentos.

Cada vez puedes ir utilizando menor cantidad de estos edulcorantes para que tu hijo se vaya acostumbrando y no olvides que la mejor manera de enseñarles es con el ejemplo. Muchas veces el que tu hijo pueda ver que ustedes también toman hábitos más saludables como el acostumbrarse al sabor natural de los alimentos, le va a permitir hacer este proceso mucho más fácil.

Ya que tu hijo se esté acostumbrando más al sabor natural de los alimentos, entre ellos su dulzor, será más fácil poder controlar la cantidad de dulces que consuma ya que los percibirá más dulces que antes y pudiera empalagarse con ellos.

Siendo así que comería solo una pequeña golosina para no quedarse con las ganas por que también se les puede permitir comer sus dulces favoritos de vez en cuando, solo observa cuanto del dulce consumen para que puedan ajustar la cantidad de insulina que llegara a necesitar o aumentar la actividad física ese día que consumió un poco más de dulce o de esos azúcares.

Que mejor que en vez de comerse toda la barra de chocolate o un paquete completo de galletas, únicamente se coma un pedazo de la barra y guarde el resto para otro día o se coma un par de galletas y guarde las otras para otro momento y así tu pequeño ya no se queda con las ganas de comerse su dulce favorito y podrá disfrutarlo más la próxima vez que consuma otra probadita.

Otro consejo que nos da la ADA en estos casos es compartir el postre con los demás, así comerás menos del mismo. También hacer un poco más de ejercicio el día en que comas ese postre.

De cualquier manera, si se van a consumir estos dulces, procura que sea después de las comidas y no durante sus colaciones para evitar que coman menos de otros grupos de alimentos en su siguiente comida.

En el caso de los alimentos industrializados, lo mejor es leer las etiquetas para saber cuántos gramos de hidratos de carbono tiene cada empaque de la golosina y también revisar los ingredientes que contiene, ya que igualmente recomendaría los dulces que contengan estos mismos edulcorantes en vez de azúcares y que no tengan muchos gramos de hidratos de carbono por cada golosina que se esté comiendo tu hijo.

Además es una buena manera de poder educar a tu hijo sobre que está comiendo ya que muchas veces no conocemos ni los ingredientes con los que hacen estos dulces que tanto nos encantan.

Selección de alimentos para el lunch

Sin duda una buena elección de alimentos es muy útil para poder mantener los niveles de glucosa en sangre bajo control. Aunque las cafeterías o las tiendas dentro de la escuela ofrezcan diferentes comidas o alimentos ya preparados, sería ideal que un niño pudiera llevar desde casa sus colaciones ya preparadas o con los alimentos ya elegidos para facilitar este control así mismo evitar que pasen periodos muy prolongados donde el niño no consuma algún alimento.

Para ello, la misma ADA recomienda algunos alimentos de gran utilidad para que el niño no tenga demasiada hambre dentro de su siguiente comida. 

  • 3 tazas de palomitas naturales y sin mantequilla
  • 240 ml de yogur libre de grasa
  • 1 pieza de fruta fresca como 1 plátano
  • 2 rebanadas de pan integral con granos enteros y una cucharada de gelatina
  • Media toronja
  • 15 uvas
  • 15 totopos de maíz horneados
  • Un pan árabe pequeño relleno de vegetales
  • Una malteada casera hecha con 240 ml de yogurt libre de grasa, ½ taza de leche descremada, ½ taza de fruta, 1 sobrecito de algún edulcorante (stevia, splenda, canderel, etc)
  • 2 rebanadas de pan integral (con granos enteros) con una cucharada de queso crema reducido en grasa
  • ½ taza de cereal con 1 taza de leche descremada o yogurt libre de grasa
  • 1 taza de moras con 1 taza de yogurt libre de grasa.

Problemas de una alimentación deficiente

 

Además de todas las complicaciones que puede tener un niño con una alimentación deficiente y que no incluya todos los grupos de alimentos, particularmente en un niño con diabetes existen diferentes consecuencias de un mal manejo de la dieta entre los cuales podemos mencionar:

  • Fracaso en el crecimiento.
  • Hipoglucemias e hiperglucemias recurrentes.
  • Perdida o ganancia excesiva de peso.
  • Concentraciones elevadas de hemoglobina glucosilada (la hemoglobina glucosilada es un indicador del promedio de tus niveles de azúcar en sangre sobre cada 3 meses).
  • Hipertensión.
  • Nefropatías (daños en los riñones) y retinopatías (problemas en los ojos).

Es muy importante poder mejorar el control metabólico para reducir el riesgo de todas estas enfermedades, ya que al abordarlas desde edades muy tempranas se pueden evitar complicaciones en su vida adulta.

Todas las frutas las puede comer el niño con diabetes, lo importante es la cantidad que puede consumir. Aunqalimentación deficienteue sepamos que hay algunas frutas que son más dulces que otras o que tienen menos azucares que otras, un niño con diabetes puede consumir todas las frutas. Solo debemos referirnos a que cantidad.

Puede también no consumir la fruta sola sino acompañarla con algún otro alimento para evitar también que los azucares propios de la fruta se absorban rápidamente. Por ejemplo, añadir la fruta al cereal, incluso utilizarla para endulzar otros alimentos como una malteada o licuado en vez de usar azúcar de mesa u otros endulzantes.

La Asociación Americana de Diabetes recomienda incluir 5 porciones de frutas y verduras cada día. Entre ello, comer la fruta fresca en vez de tomarla en jugo por ejemplo.

Especialistas en diabetes

Médicos y nutriólogos con la certificación de educación en diabetes así como todos los profesionales de la salud que se encarguen de estar al cuidado de sus hijos como enfermeras, especialistas, profesionales de la salud mental, entre otros para un manejo más efectivo del control de la diabetes.

Aunque no todos los niños requieran los servicios de un profesional de la salud mental, la ayuda psicológica es invaluable en niños que tienen problemas en llevar a cabo la enfermedad o en familias que requieran apoyo para lograr mejores metas y objetivos planteados con sus especialistas.

El tratamiento ideal para un niño con diabetes consiste en la administración de insulina, dieta, ejercicio y monitoreo de los niveles de glucosa que es esencial para mantener niveles de glucosa cercanos a los normales. Enseñarles a los pacientes a ajustar todos estos componentes es esencial para un buen control metabólico.

Se recomienda que los niños que tengan dosis fijas de insulina, coman en horarios pre-establecidos para que coincida con el pico de acción de la insulina utilizada y se ajuste la dosis de insulina en base a la ingesta calórica, actividad física, y concentraciones de glucosa en sangre.

Los niños con diabetes deberían consumir la misma comida nutritiva que toda la familia consuma. Por ello, es importante que el estilo de vida y los patrones de alimentación de la familia deben ser considerados y así programar/establecer los horarios de comidas y colaciones para ajustarse a los patrones de alimentación y actividad de los niños. Tomandoctora y niñodo en cuenta que las opciones de comida sean de acuerdo a las preferencias familiares, creencias religiosas, hábitos alimentarios, etc.

Con el tiempo se vuelve más sencillo elegir alimentos más saludables y vale la pena recalcar que hacer estas decisiones en familia, aún lo hace más fácil para todos.

Puede interesarte

Hernia de disco en la espalda El tratamiento para una hernia de disco generalmente empieza con el intento de aliviar los síntomas.
Sin registro de trasplantes prioritarios El año pasado se trasplantaron 151 hígados en todo el país.
Primer tratamiento libre de interferón para la hepatitis C en México La hepatitis C afecta a alrededor de 1.6 millones de personas en México
Llegan Sonrisas Sanas a Neza “Por Tu Sonrisa” es un programa de Cepillado Dental Obligatorio Diario.
Caminar, ejercicio efectivo Cuatro formas para convertir tus paseos diarios en un ejercicio efectivo.
¿Uñas quebradizas? Si las uñas de tus manos son finas y se quiebran o parten con facilidad, ya existen maneras de fortalecerlas.
Cómo lograr una dieta balanceada La combinación de un ingrediente de cada grupo, en las cantidades adecuadas hará de la dieta familiar una alimentación correcta.
Juntos contra el Cáncer Tan solo en México existen 148 mil nuevos casos de cáncer, afectando a 82.4 mil mujeres y a 65.5 mil hombres.

Notas Relacionadas