elegir zapatos

¿Usas el calzado correcto?

Los mejor diseñados del mundo o más costosos no van a funcionar si no calzan bien. Por GANAR SALUD

Si las largas caminatas le provocan dolores en los pies, o sus zapatos le causan lesiones, como ampollas y callos, quizás el problema está en los zapatos que escogió. Expertos de Mayo Clinic le explican los detalles a tener en cuenta a la hora de elegir el mejor calzado para caminar sin dolor.

Caminar es una de las actividades más comunes para las personas. Es además una opción muy recomendable para realizar ejercicios, puesto que permite fortalecer los músculos de las piernas sin sobrecargar los huesos o producir dolores musculares.

Sin embargo, para no tener molestias, es necesario encontrar zapatos para caminar que sean cómodos y que calcen bien. Además de ser livianos y ofrecer buena absorción de impacto, el calzado debe contar con ciertas características que lo hagan adecuado a cada tipo de pie.

Aprende a elegir

Conocer las partes básicas de un zapato —puntera, entresuela, muesca para el talón de Aquiles, entre otros— sirve para escoger entre los muchos estilos y marcas a la venta.

Es importante saber que no todos tienen una barra para estabilizar el pie ni almohadillas de gel, aunque muchos proporcionen soporte y amortiguación.

Por ejemplo, una puntera espaciosa evita la aparición de callos, las suelas con ranuras y surcos otorgan mayor tracción, mientras que una plantilla adecuada soporta el arco del pie.

Considera la forma

Los expertos recuerdan que los zapatos se deben adaptar a los pies y no al revés. Hay que tomar en cuenta su forma y tamaño para evitar situaciones dolorosas. El calzado demasiado estrecho o ancho puede causar ampollas y callos dolorosos. Además, una puntera que no es lo suficientemente alta —y no ofrece suficiente lugar para los dedos— agrava problemas como juanetes y dedos en martillo.

Conoce tu tipo de arco

El alineamiento intrincado de huesos, músculos, ligamentos y tendones en los pies forma arcos laterales (metatarsales) y a lo largo (longitudinales). Al caminar, estos ayudan a equilibrar el peso corporal y tienen un papel importante en cómo se adapta el pie a varias superficies. Escoja aquellos que acomoden tu tipo de arco:

  • Neutro: No tienen un arco marcado ni son muy planos. Búsquelos con entresuelas firmes, horma recta a semicurva y estabilidad moderada para la parte trasera del pie.
  • Bajo o pie plano: Este contribuye al estrés muscular y generar problemas con las articulaciones en algunos individuos, aunque no hay una correlación directa. Si tiene este arco prefiera calzado con una horma recta y control del movimiento para mejorar la estabilidad.
  • Alto: También ocasionan estrés en las articulaciones y los músculos, ya que los pies no absorben bien el impacto. Busque buen almohadillado para compensar su falta natural de amortiguación. Una horma curva también es útil en algunos casos.

Si no está seguro de qué tipo arco tiene, sumerja el pie en agua, pise sobre un trozo de cartón y examine la impresión que haya dejado. Si ve casi toda la huella del pie, probablemente tenga arcos bajos, en cambio, si aprecia muy poco, probablemente sean altos.

También puedes mirar los zapatos viejos para encontrar pistas sobre la forma del pie. Lleva tu calzado usado cuando vaya a comprar un nuevo — la mayoría de los zapateros profesionales le dará consejos sobre qué es mejor comprar basándose en cómo gastó sus zapatillas.

Reemplaza los gastados

Todos los zapatos eventualmente se gastan. Y aunque sigan resultando cómodos, es probable que no estén proporcionando suficiente apoyo o absorción de impactos. Preste atención a la condición de las suelas, si se han deteriorado, es hora de comprar otro par.

Compra los que te queden mejor

Los mejor diseñados del mundo o más costosos no van a funcionar si no calzan bien. Siga algunos pasos para encontrar el mejor par cuando vaya a la zapatería:

  • Utilice los mismos calcetines que use cuando camine o llévelos a la tienda.
  • Compre después de caminar por un rato o más tarde en el día, que es cuando los pies ya se han hinchado un poco por el esfuerzo.

Adquiéralos en una tienda deportiva con profesionales o en la que haya muchas opciones.

Tome las medidas de sus pies cada vez que compre zapatos, porque su tamaño puede cambiar gradualmente al pasar los años. Puede hacerlo usted o pedir ayuda al encargado de la tienda o a un amigo.

  • Pruébese un par que te quede bien en el pie más grande.
  • Al calzar un modelo nuevo en la tienda, mueva los dedos de los pies. Si no le queda por lo menos un centímetro y medio entre el dedo del pie más largo y la punta de la zapatilla, pruebe un número más.
  • Compruebe la anchura. De lado a lado debe quedar ajustado, pero no apretar. Las mujeres con pies anchos pueden apostar por calzado de hombre, ya que suelen ser diseñados con más espacio en el talón.
  • Antes de comprarlos, camine en la tienda con ellos puestos. Deben quedar cómodos inmediatamente y el talón calzar de modo justo, sin que se deslice.

Siempre se debe compre zapatos cuando se sepa qué características se debe buscar. Lo recomendable es  usar zapatos que sean cómodos y que queden bien, para caminar sin preocupaciones.

Puede interesarte

Éxtasis 9:05 Éxtasis 9:05 es una escenificación que se plantea como una conjugación de poéticas y lenguajes sensoriales con escenas visuales.
¿Qué pasa en los primeros mil días de vida de tu bebé? Los niños con anemia difícilmente van a recuperar la capacidad cognitiva y habilidades a las que pudieran llegar con una buena nutrición.
¿Qué daño causa el tabaco? A nivel nacional, 30.4% de los estudiantes ha iniciado el consumo de tabaco.
Leucemia, cáncer frecuente en niños En 2012, alrededor de 29.000 niños y adolescentes menores de 15 años fueron diagnosticados con cáncer en las Américas.
¿Regreso a clases? Adopta una rutina más saludable Los hábitos son resultado de la educación que se adquiere en casa.
Cofepris aprueba tratamiento para hepatitis C El tratamiento de AbbVie para el control de la hepatitis C ha recibido autorización en 47 países alrededor del mundo.
ERC, filtros dañados La enfermedad renal crónica (ERC) es un problema cada vez más frecuente a nivel mundial. La diabetes y presión arterial alta son algunos de los factores de riesgo de la enfermedad. Y, sin duda, la atención médica temprana cambia el curso de la calidad de vida del paciente.
Nuevo programa para atención temprana de infartos Este programa es un único en su tipo en todo el país.

Notas Relacionadas